Qué es Chamodent

Qué es Chamodent

Chamodent es un medicamento que alivia los síntomas típicos de la dentición, tales como salivación intensa, temperatura aumentada, mejillas rojas, inquietud, sueño alterado, apetencia alterada y diarrea. Se encuentra fabricado por Laboratorios DHU Ibérica.

Como padres sabrás lo dolorosa que puede ser la etapa de la dentición para los bebés, es un proceso lento que ocasiona un continuo malestar. Es normal que notes que al salir los dientes los niños necesiten morder o masticar algo como forma de mitigar un poco el dolor. Este dolor puede llevarlos a estar nerviosos con episodios de llantos permanentes, rechazando la comida o presentando dificultad a la hora de dormir.

Entre los 4 y 7 meses las encías empezarán a abrirse, ocasionando un poco de fiebre. Recuerda que la dentición solo ocasiona un leve aumento de la temperatura, en el caso de que tu hijo tenga una fiebre alta puede ser por otra razón, por eso será necesario consultar con tu pediatra.

Chamodent esta elaborado en base a componentes activos que se usan para la homeopática, garantizando su naturalidad y calidad. Entre los componentes encontramos: Belladona, Chamomilla, Ferrum phosphoricum, Hepar sulfutis y Pulsatilla.

Todos estos elementos permiten crear un producto analgésico, antitérmico y antiinflamatorio para calmar los molestos síntomas que los pequeños sufren durante el proceso de dentición. Son comprimidos que fácilmente se disolverán en la boca.

Si bien es un producto altamente testeado y muy seguro aconsejamos que antes de dárselo a tu hijo consultes con tu médico.

Foto | Flickr

Cuidar los dientes del bebé (II)

Cuidar los dientes del bebé (II)

Continuamos dándote algunos consejos para que los dientes de tu bebé se mantengan en óptimas condiciones de salud.

Recuerda que cuando los niños son pequeños debemos ayudarlos a limpiar sus dientes inculcando lentamente el hábito. Una opción es empezar nosotros y que ellos aprendan a hacerlo.

El fluor es muy importante para que se eviten daños en el esmalte y la posterior aparición de las caries. En muchas ciudades el fluor es agregado al agua corriente, pero si el pequeño bebe agua embotellada deberás saber que esta carece de fluor por lo que debemos consultar con un profesional si es necesario que le agreguemos de manera extrema algunas gotas.

Una buena opción siempre es comenzar por una correcta limpieza. Además se deben evitar el consumo de azúcares, como refrescos, galletas, zumos. Los zumos que compramos envasados suelen tener grandes cantidades de azucares agregados, lo que incrementan la aparición de las caries. En el caso de que quieras dárselos siempre deberás rebajarlos con agua.

También será necesario que evitemos algunos hábitos vinculados con el biberón y que aumentan las posibilidades de sufrir caries. Uno de los puntos fundamentales es evitar que el pequeño duerma con el biberón usándolo como si fuera un chupete. Cuando se va acercando al primer año de vida sería aconsejable que poco a poco se vaya acostumbrando al vaso, en el mercado existen diferentes modelos con boquillas especiales que son ideales para el proceso de transición.

Foto | Flickr

La higiene de los dientes de los bebés

La limpieza de los dientes debe ser una acción importante de incorporar desde bebés. Esto traerá beneficios a largo plazo. Si bien es cierto que los dientes de leche se van a caer las caries pueden acelerar la caída y dejar huecos en la nueva dentadura antes de que los dientes estén preparados para salir.

Es posible que los nuevos dientes quieran salir por los agujeros de los dientes de leche causando que salgan torcidos o en lugares que no correspondan.

La higiene de los dientes del bebé debe realizarse desde la salida del primer diente. Debemos limpiar sus encías ayudándonos con una gasita húmeda o con algún cepillo especialmente creado para el bebé, no es necesario que empleemos dentífrico, bastarán que lo hagamos con un poco de agua.

La pasta de diente se empieza a usar cuando los niños pueden lavarse y enjuagarse la boca. En esos casos solo deberá usarse una cantidad equivalente a un grano de arroz. No te excedas ya que el exceso de fluor puede ser peligroso para los pequeños. Tampoco será necesario usar hilo dental en bocas tan chicas.

Para prevenir las caries deberás evitar que el bebé se quede dormido con su biberón.

Desde la Asociación Dental Americana aconsejan visitar el dentista a partir del primer año de vida, cuando ya tienen de 6 a 8 dientes. Así podrás prevenir futuros trastornos, llevando adelante cuidados preventivos.

Foto | Flickr