Fernando VII tenía mordida invertida (III)

Fernando VII tenía mordida invertida (III)Existen diferentes causas por las que aparece la mordida invertida, en el caso de Fernando VII o Carlos IV se da por causas hereditarias, en otros casos por accidentes, por la pérdida dental o por una atrofia ósea.

Este tipo de mordida no acarrea grandes problemas, pero si una mala masticación y un inconveniente estético (con todo lo que esto acarrea). Para el tratamiento de la mordida invertida es necesario contar con un buen diagnostico, y en base a esto tomar la decisión acertada. Tengamos presente que muchas de las personas con este trastorno suelen tener problemas de autoestima o de integración social ya que se puede ver un trasfondo estético bastante considerable.

El problema de Fernando VII se vio en muchas pinturas de Goya. Es curioso ver como el artista plasma a la perfección la deformidad, en una de sus obras ‘La familia de Carlos IV’ cuando el rey solo tenía 14 años de edad. A medida va creciendo la relación entre Goya y el rey va empeorando lo que genera que cada vez lo retrate más deforme. Podemos sospechar que el problema se iba agravando o que Goya quería dejar en evidencia su problema sin ninguna consideración.

Foto | Flickr

Fernando VII tenía mordida invertida (II)

Fernando VII tenía mordida invertida

Seguiremos hablando de Fernando VII y de su mordida invertida; un problema que en ese momento era bastante vergonzante.

Tanto el prognatismo como la mordida invertida son problemas similares, pero la mordida se vincula a la relación que existe entre los dientes, por lo que una mordida invertida consiste en que los dientes de abajo se encuentren por delante de los dientes de arriba.

Lo que sucede normalmente es que los dientes superiores sobresalgan apenas con relación a los inferiores, pero en el caso de tener este problema, ocurre exactamente lo contrario. El prognatismo se vincula a una deformidad esquelética  por la que el maxilar superior se queda atrás y la mandíbula delante.

Si nos referimos puntualmente a Fernando VII, el prognatismo se incrementa porque en esa época era fácil perder los dientes de la arcada superior. Hoy por hoy, afortunadamente, existe un tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía, así se llega a corregir a la perfección este problema. Para esto es necesario realizar un diagnóstico previo correcto.

Es cierto que la simetría entre ambos huesos puede variar, por eso es necesario evaluar cada uno de los pacientes de manera individual. Este tipo de problemas no es demasiado frecuente, ya que se diagnostican con la salida de los dientes de leche y hoy en día existen diversos tratamientos para solventarlo. En muchos casos se llega a corregir durante el desarrollo del niño, en el caso de que persista en la madurez, será necesario realizar un tratamiento de ortodoncia o cirugía.

Foto | Flickr