yoga

La frenética vida de hoy en día trajo consigo una de las enfermedades más difíciles de controlar: el estrés. La falta de tiempo para hacer todo, la presión social, la espera por algún proyecto crean ansiedad que en algunas personas se ha hecho crónica.

A casi todas las personas les afecta el estrés. Algunas desarrollan calvicie o problemas de la piel, otras bajan de peso inexplicablemente. Pero en la boca, el estrés también crea serios problemas, que es ideal conocerlos para identificarlos si los padecemos.

La relajación es una de las medicinas para el estrés. Asumir algunos hábitos más sosegados en la vida, como practicar yoga, meditación, u organizarnos de manera más efectiva, establecer prioridades, no intentar abarcar más de lo que podemos.

Los dentistas enumeran cinco problemas dentales que son producto del estrés. Aquí la lista.

Bruxismo. Es un hábito inconsciente por el que las personas aprietan los dientes, tanto de día como mientras duermen. Si padecemos estrés, este hábito se potenciará y provocará desgaste de la superficie dental y dolor de cabeza y de mandíbula.

-Herpes labial. La primera vez que aparece es por contagio. Pero, una vez que ya está alojado en nuestro cuerpo, puede liberarse en determinadas situaciones. Las situaciones de estrés, de fatiga, los problemas emocionales, entre otros, aumentan la predisposición de una persona a manifestar herpes labial asiduamente.

-Enfermedad periodontal. La evidencia científica relaciona el nivel de estrés de un individuo y la enfermedad periodontal. Cuando los niveles de estrés son altos o no se controlan de la manera adecuada, tenemos más probabilidad de perder hueso alveolar y adherencia.

-Úlceras aftosas. El estrés puede desencadenar la aparición de úlceras aftosas, conocidas como aftas o llagas, por ejemplo, podemos descuidar nuestra alimentación. Al minimizar la ingesta de alimentos sanos y balanceados provocamos un déficit vitamínico que puede dar lugar a llagas.

-Xerostomía. Es el síndrome de la boca seca. El estrés puede aumentar la probabilidad de sufrirla y provoca una sensación incómoda y constante de sequedad bucal. La pérdida de propiedades protectoras de la saliva puede dar lugar a la proliferación de bacterias y, por tanto, de enfermedades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*