encias sanas

Cuidar las encías es tan importante como proteger los dientes de las caries. Este tejido debe estar sano, porque es el que sostiene la dentadura en su lugar.

Cuando aparece la enfermedad de las encías (infección provocada por la placa dental), ya sea gingivitis o periodontitis, el paciente debe tomar el control de la situación y seguir las indicaciones de su dentista, al pie de la letra.

Al ser un tejido blanco, la encía suele ser muy delicada y cualquier producto de uso casero podría afectarla más que curarla.

En estos días de bulos informativos aparecen noticias y datos sorprendentes de las encías, pero te invitamos a no creer en todos. Aquí, con la ayuda de la Asociación Dental Americana (ADA) vamos a desvelar 6 mitos de la enfermedad de las encías.

No es común. Al contrario, la enfermedad de las encías la padece  casi la mitad de los adultos mayores de 30 años.

No tengo caries, no tengo problemas en las encías. Falso, no tienen nada que ver. La gingivitis, la primera etapa, es indolora y muchas personas no tienen idea de que la tienen. Hay que estar atentos a los síntomas: sangramiento, enrojecidas, hinchadas o sensibles.

Voy a perder mis dientes. No, con el cuidado indicado podrá preservar sus piezas dentales, pero la higiene es esencial en la prevención.

Estoy embarazada, es normal. No necesariamente todas las mujeres encinta sufren de gingivitis del embarazo. Importante mantener una salud bucodental estricta que incluya el uso de la seda dental.

Mal aliento no es igual a encías enfermas. Si la halitosis es persistente, o el mal sabor en la boca, es una señal de que algo anda mal, incluso puede haber infecciones.

Si tengo diabetes tendré enfermedad de las encías. No es un hecho, pues la salud oral es fundamental para prevenir cualquier problema. Lo cierto es que la provoca un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades orales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*