malos-habitos

Las visitas frecuentes al dentista pueden ser cero traumáticas y mucho menores, si en casa y a diario practicas una excelente higiene bucal y, además, te alejas de prácticas que comprometerán la salud de tus dientes.

Esos hábitos son los siguientes:

-Morderte las uñas. Es un acto que desgasta y agrieta el esmalte dental y propicia que las bacterias que causan la caries pueden ingresar con facilidad a la dentina y dañen el diente. A veces provoca dolor en la mandíbula, tensión muscular mandibular, dolor de cabeza.

-Usar tus dientes como herramienta. Los dientes no son para abrir botellas, sujetar cosas, destrabar nudos difíciles y menos cortar cosas que no sean los alimentos. Al usarlos de esa manera puedes llegar a hacerles fracturas que permitirán el ingreso de bacterias a la dentina.

Enjuagues bucales como blanqueadores. El alto contenido de alcohol en los enjuagues bucales los hace dañinos para la boca, porque mata todo allí, lo bueno y lo malo. Hay que preferir colutorios sin alcohol y dejar el blanqueamiento para hacerlo con un profesional.

-Vitaminas en forma de gomas. Generalmente a los niños se les administra vitaminas en forma de gomas dulces o un batido. Pero el azúcar que los componentes no ayudan a los dientes y los pueden comprometer para el futuro.

-Beber agua con gas, gaseosas, vino, café y/o infusiones ácidas. Las bebidas carbonatadas, así como las oscuras, afectan la salud de los dientes y tampoco se salvan las bebidas sin azúcar. Las primeras, porque por el alto contenido de azúcar causan caries, las segundas manchan la dentadura, y las terceras porque generan acidez en la boca, lo que produce desmineralización, un proceso por medio del cual se rompe el esmalte dental.

-Comer refrigerios con frecuencia. Los nutricionistas aconsejan comer en pequeñas cantidades y de manera muy frecuente para bajar de peso y mejorar la salud digestiva, pero esto no es tan bueno para la salud dental. Ya que la frecuente comida aumenta el nivel de pH en tu boca.

-Fumar. No solo afecta los pulmones, tus dientes se quedarán con restos de nicotina y otros agentes químicos que con el tiempo no solo manchan los dientes, sino que desgastan el esmalte.

-Cepillarse justo después de comer. Después de comer, los dientes quedan bastante vulnerables debido a la acidez que genera ingerir alimentos. Si te cepillas la boca luego de comer, corres el riesgo de provocar fracturas muy pequeñas en el esmalte dental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*