morderse las uñas

Hay hábitos buenos, como cepillarse los dientes a diario y de forma correcta; y otros malos, que de continuar ejecutándolos pondrás en riesgo tu salud bucal.

Recuerda que cuidar tus dientes implica alimentarte bien, ir al dentista con regularidad y evitar someterlos a extremos.

Uno de esos es masticar hielo que, aparte de ser una costumbre de mal gusto, puede traerte problemas en el futuro cercano, ya que la dureza del hielo es capaz de producir fracturas y quiebres de la parte más dura de la pieza.

Es un daño complicado que, de acuerdo con la grieta, necesitará un empaste de composite, una corona, un conducto radicular o perder el diente por completo. Todo dependerá de la gravedad.

La pagofagia, como se le llama a esta enfermedad, tiene varias causas, pero lo importante es dejar de hacerlo.

Cepillarse los dientes con demasiada fuerza es un error muy común, pues se cree que eso evitará la caries. Y el efecto es todo lo contrario, pues esta abrasión afectará el esmalte y dejará los dientes indefensos. Y el esmalte no se puede restaurar.

Cuando ocurre esto, también las encías retroceden, lo que expone la raíz del diente y maximiza la sensibilidad.

Rechinar los dientes es otro hábito que debes eliminar, porque los desgasta y aumenta el riesgo de caries y fracturas.

Luego está la onicofagia, que es el nombre del hábito compulsivo de comerse las uñas, algo que puede producir en un futuro problemas en los dientes, sin contar con los más visibles, los de las manos.

Está muy sabido que fumar es otro hábito que daña tus dientes, y tu salud en general. Las personas que fuman tienen más probabilidades de desarrollar placa bacteriana, que causa la enfermedad de las encías; falla en el flujo de la sangre en las encías y problemas para cicatrizar. Todo eso hace que las manchas en los dientes y el mal aliento no sean tan preocupantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*