Poder controlar el dolor es una tarea muy importante para los odontólogos, así podrán trabajar en la boca de los pacientes tranquilos, muchas personas no van al dentista por tener miedo al dolor.

La anestesia es muy usada en la odontología, se usa en un alto porcentaje de los procedimientos clínicos y quirúrgicos. Los anestésicos de uso local son fármacos muy usados. El manejo de los anestésicos son un punto clave en la profesión, por esa razón se deben perfeccionar continuamente. El precursor de la anestesia general fue el odontólogo Horace Wells en el año 1897.

En la práctica moderna de la odontología se prefiere el uso de anestésico local, ya que son más fáciles de aplicar, contando con menores reacciones adversas, efectos secundarios y toxicidad. Los odontólogos los eligen aprovechando sus amplios beneficios y limitando los riesgos.

Existen tres tipos de anestesia local, ellas son:

  • Anestesia Tópica
  • Anestesia Infintrativa
  • Anestesia Troncular o regional o extraoral.

En general las anestesias son sales (normalmente clorhidratos), cuando se aplican de manera en los nervios en las concentraciones adecuadas pueden alterar de manera reversible la excitabilidad de la membrana. Por su acción permite bloquear la generación y la conducción de los impulsos nerviosos, contando con un amplio margen terapéutico.

Foto | Flickr

————–

Otros enlaces de interés:
Si buscas un dentista que realice implantes dentales económicos, encuéntralo  en este directorio.

Compartir
Artículo anteriorMuelas de juicio (II)
Artículo siguienteCampos de la odontología
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*