Apexogénesis o Apicpgenesia

Mediante la apexogénesis se busca generar un desarrollo continuo de la longitud radicular, además de mantener la vitalidad pulpar permitiendo producir una raíz que sea más gruesa y así disminuir la posibilidad de que se genere una fractura radicular.

Otro de los objetivos es permitir el cierre del final radicular, creando una constricción apical natural para la obturación.

Antes de establecer el tipo de tratamiento a realizar, los profesionales deben conocer la integridad y la vitalidad del contenido del conducto.

El tiempo que se estableció para unos buenos resultados en la apexogénesis puede variar de uno a dos años, esto dependerá de la extensión del desarrollo dentario cuando se comenzó a realizar el procedimiento de la pulpotomía. Es importante que la persona que vaya a realizar este tratamiento sea controlada en periodos menores de tres meses, lo que permitirá determinar la vitalidad de la pulpa y la extensión de la maduración apical.

En el momento en que los ápices se hayan cerrado o estén cerca de hacerlo, es aconsejable efectuar el tratamiento endodóntico total, aunque algunos consideran que si la pulpa se mantente vital, asintomático y además se ha creado un puente dentario, puede dejarse la pulpa radicular intacta y únicamente restaurar el diente de manera definitiva.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorFobia dental, un factor común
Artículo siguienteParálisis de Bell, su pronóstico
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*