El blanqueamiento dental siempre ha estado en la mira de la inseguridad, respecto de sus posibles efectos secundarios, sin embargo ha sido objeto de numerosas investigaciones que han verificado su seguridad en los distintos métodos que hoy se aplican.

Los distintos productos utilizados para llevar a cabo el blanqueamiento dental que se encuentran en el mercado, han sido comprobados como seguros, lo cual se traduce en que no presentan efectos negativos para la salud oral, dientes o encías, tanto por estudios a nivel clínico como de laboratorio.

Estas dudas sobre el procedimiento de blanqueo surgieron debido a que en el pasado los productos utilizados provocaban en algunos casos sensibilidad dental, pero en la actualidad los geles, representan los productos más utilizados ya que contienen una menor concentración y no producen sensibilidad.

Para tener en cuenta la sensibilidad se produce por lo general cuando se beben líquidos o alimentos, tanto fríos como calientes, posteriormente al tratamiento, pero eso es un síntoma normal que anticipa el profesional y suele desaparecer por completo pasadas las 48 horas.

También debemos saber respecto de la sensibilidad, que podemos combatirla de la siguiente forma;

-La utilización de cubetas para aplicar productos a los dientes deben utilizarse por menos tiempo si se produce sensibilidad.

-Utilizar dentífricos específicos para dientes sensibles, ya que estos poseen nitrato del potasio, sustancia que disminuye la sensibilidad.

-Detener el procedimiento de blanqueado si la sensibilidad se agudiza y las 24 hs la sensación desaparecerá.

Casos en los cuales el blanqueamiento no es recomendable;

-Si se padece enfermedad periodontal, se tiene dientes sensibles o caries.

-Cuando se está embarazada y también cuando se amamanta.

-Cuando existan coronas o fundas, en los dientes frontales, ya que estas no son afectadas por el tratamiento.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*