blanqueamiento dental

Una de las metas personales de cada quien es poder lucir una sonrisa blanca y luminosa, y eso es lo que ha hecho al blanqueamiento dental uno de los tratamientos cosméticos más buscados de los últimos años.

Pero, no es una decisión que se tome a la ligera ni se resuelve con un kit comprado en línea. El blanqueamiento dental va mucho más allá de lo estético.

Es un procedimiento odontológico que debe ser controlado por un dentista, para evitar complicaciones con la salud bucal e incluso para no acelerar procesos infecciosos que ya estén iniciándose en la boca.

Lo primero de lo que hay que tener certeza es que la boca del paciente está en buena salud, que sus dientes y encías sean sanas, que no haya caries u otros elementos que compliquen un procedimiento sencillo.

Luego, antes de aplicar el blanqueamiento, debe hacer una limpieza con ultrasonido y pulido, pues el producto no va penetrar en dientes con sarro y placa bacteriana.

Las encías no pueden estar edematosas, pues la sangre puede manchar los dientes a blanquear. Si se observa que las encías están inflamadas, se prescribirá medicación y esperará a que estén saludables.

Los químicos que se usan en el blanqueamiento dental no dañarán el esmalte si quien los aplica es un profesional probado y emplea productos de calidad.

El manejo de los materiales a usar debe hacerlo un dentista porque se trata de in ácido (peróxido de hidrógeno). El contacto con las encías, ojos labios es perjudicial para la salud.

Solo funciona sobre tejido dentario, así que el blanqueamiento dental no aclara resinas, coronas ni carillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*