muela del juicio

Hay quienes nunca sufren de dolores por las muelas del juicio, y hay otros que apenas son adolescentes deben someterse a la extracción de estas piezas, porque su tamaña afecta toda la cabeza.

Las impredecibles muelas del juicio son los últimos molares en salir, y son conocidas también como los terceros molares; están en la última posición de la dentadura, al lado de los segundos molares.  Cuando comienzan a molestar a la persona, no queda más remedio que extraerlas.

A algunas personas le erupcionan las cuatro piezas sin problema, a otras nunca le salen, o le salen solo dos.

El criterio médico es que si no molestan, deben dejarse donde están. Pero de lo contrario, toca extracción.

Siendo las últimas, aparecen durante la adolescencia, en el caso de las mujeres, entre los 19 y 21 años, y en los hombres entre los 21 y 23.

La mejor forma de saber si las muelas del juicio vienen en camino es acudir al dentista. El profesional evaluará el estado en el que se encuentran estas piezas, evitando problemas a largo plazo.

Estadísticas de la Sociedad Mexicana de Cirugía Oral y Maxilofacial reflejan que más del 50% de la población sufre de molestias provocadas por las muelas del juicio.

Estas molestias son:

  • Inflamación progresiva de las encías alrededor del molar.
  • Dolores de cabeza, oído y facial en general.
  • Infecciones o enfermedades de las encías.
  • Caries en los dientes vecinos.

Tras su evaluación, el dentista definirá qué hacer. Si decide extraer es porque:

  • Hay espacio insuficiente en la mandíbula para que las muelas puedan emerger.
  • El molar está retenido o viene mal posicionado.
  • Hay caries del segundo molar.
  • El paciente está en tratamientos de ortodoncia.

Quienes conservan las muelas del juicio deben tener un cuidado especial, porque son difíciles de limpiar, por su lejanía, lo que las vuelve un foco de caries.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*