dentista infantil

La mala experiencia en una primera visita al dentista, creará en el niño miedos que más tarde, cuando sea adulto, lo alejarán del consultorio dental, y no hará las revisiones periódicas necesarias para una buena salud bucal.

Por ello es tan importante está primera visita. D ella dependerá la actitud asumida y la salud de sus dientes. Los padres deben cuidar que este proceso fluya y no sea traumático.

Algunos consejos de los que siguen son del concierto de dentistas y odontopediatras:

-Desde que es un bebé. Si las visitas son regulares desde la aparición del primer diente, más o menos a los seis meses de visita, la habitualidad de ir al dentista será vista por el niño como algo normal y lógico. Se convertirá en una relación de confianza y una fuerte costumbre.

-No reflejar sus miedos. Los padres deben evitar en lo posible expresar lo miedos que ellos sienten en relación al dentista, para no reflejarlos en sus hijos. No deben darles la sensación de que es algo desagradable o que a ellos les desagrada.

-No mentir al niño. Es contraproducente hacerle creer al niño que irá a otro sitio y no al dentista. El choque al descubrir la mentira no creará un ambiente de confianza necesario.

-No usarla como amenaza. Es muy negativo usar la visita al dentista como un castigo o premio. Debe crecer en el niño la idea de que es algo cotidiano, natural y necesario, que debe hacerse con regularidad.

-Informarle la cita. Con varios días de antelación explicarle al niño que tiene programada la visita al dentista. Esto debe ser un anuncio natural y positivo.

-Escoger a un odontopediatra. Cada vez hay más odontopediatras, los dentistas especialistas en niños, y es aconsejable escoger a uno de ellos para la atención del pequeño. En sus consultas generalmente el ambiente está dado para la relajación del niño, como juguetes y salas para ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*