reimplante dental traumas

Sabido que los niños de entre 9 y 10 años tienen mayor riesgo de sufrir traumas dentales, conocer las implicaciones y cómo actuar en el momento que ocurra uno, es una ventaja para los padres.

La razón es muy sencilla: El pronóstico y evolución de los dientes traumatizados depende frecuentemente de las medidas que tomen los padres, familiares y/o profesores en el momento del accidente, ya que el tiempo es muy valioso para el tipo de tratamiento.

Lo que se debe hacer en el momento del trauma:

– No perder la calma.

– Lavar la zona con agua y comprimir con una gasa o pañuelo si existiera sangrado.

– Observar si se ha producido daño dental

– Si el diente se rompió: buscar la parte del diente fracturado y colocarlo en un vaso con leche o solución fisiológica y acudir al odontólogo inmediatamente (ya que generalmente puede volver a pegarse)

– Si el diente se salió: Si es permanente es posible volver a colocarlo en la boca mediante un procedimiento llamado reimplante; buscar el diente y tomarlo por la corona, no por la raíz, lavarlo con agua; y reubicarlo en su posición en la boca; el paciente debe morder un pañuelo de forma suave y constante.

– En caso de no ser posible reimplantar el diente inmediatamente, morder una gasa para parar la hemorragia y colocar el diente en un vaso con leche o solución fisiológica o en la saliva dentro de la boca del paciente.

– Los dientes temporarios (de leche) no se reimplanta, pero igualmente se lo debe buscar para descartar que el niño lo haya tragado o aspirado.

Lo mejor es tratar cualquier tipo de traumatismo dentro de la primera hora posterior al golpe, por eso debe consultar con un odontólogo lo más rápido posible para favorecer el pronóstico del traumatismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*