sensibilidad-dental

El dolor o molestia más frecuente por la que las personas acuden al dentista la produce la sensibilidad dental. Que se intensifica al ingerir alimentos o bebidas muy frías o muy calientes.

Suele ser un dolor leve, aunque muy agudo y desagradable y se produce en un diente en concreto o en una zona que ha estado en contacto con un estímulo externo.

Si al contacto con ese elemento externo de extrema temperatura, el intenso dolor se mantiene, será necesario –ahora con mayor razón- ir a la consulta odontológica, ya que se puede tratar de una enfermedad dental.

Se sabe que la sensibilidad ocurre cuando la parte interna del diente, llamada dentina, queda expuesta por el debilitamiento del esmalte dental. También puede producirse por el cepillado de dientes o la presión con los dedos, y por el uso de instrumentos de odontología.

Este debilitamiento del esmalte puede ser causado por caries, dientes rotos o astillados, empastes desgastados, encías retraídas, bruxismo, erosiones dentales, o tras un tratamiento de empaste dental.

Lo bueno es que la sensibilidad dental es pasajera, pero lo mejor es visitar al dentista para que descarte enfermedades bucodentales más graves.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*