brackets

Al principio los brackets molestan, pero con el tiempo nos vamos acostumbrando a ellos. Pero, para que el tratamiento no dure más de lo necesario, y podamos lucir nuestros dientes en todo su esplendor, es necesario tener en cuenta una serie de cuidados.

Generalmente, el ortodoncista da las recomendaciones necesarias para el cuidado, y la higiene tanto de los aparatos como de los dientes. Pero aquí te damos unas opciones que puedes tomar en cuenta.

Extrema y cuida la higiene todo lo posible. Lava los dientes y los brackets y lleva una buena rutina de cepillado después de cada comida. Usa enjuague bucal al menos una vez al día.

El cepillo que uses ha de ser de calidad, flexible y blando. Es uno de esos especiales que se adaptan a la ortodoncia y que permiten limpiar todos los huecos que quedan entre dientes y brackets.

Utiliza un cepillo interdental, si te lo recomienda tu dentista. Será de gran ayuda para quitar restos de comida de la cavidad bucal donde no puede llegar el cepillo convencional.

Evita comer alimentos duros, como los frutos secos. Deja de lado también los pegajosos como caramelos y chicles y las semillas pues se corre el riesgo de dañar los brackets.

Usa los elásticos y hazlo tal y como te han enseñado. Los elásticos intermaxilares en ortodoncia, conocidos como gomas, se utilizan con la finalidad de unir elementos además de ayudar a que se produzcan determinados movimientos sin que nada se desajuste.

Acude a las revisiones cuando toque. El dentista será quien mejor te aconseje sobre la salud de tus dientes.

Si un bracket se desprende, no te preocupes, lo primero que hay que hacer es aplicar cera para evitar el riesgo de heridas, y después acudir al dentista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*