bruxismo

Aunque es un hábito involuntario, sí se puede prevenir el bruxismo, atacando las situaciones que lo generan. El primer paso sería, entonces, identificar cuáles son los elementos internos, externos o ambientales que te llevan a apretar los dientes.

Se trata, sobre todo, de las cosas que provocan ansiedad, estrés o tensión. Al controlar estos elementos, podrás darte cuenta que estás apretando los dientes… y dejar de hacerlo.

Para lograrlo, basta un sencillo ejercicio, cuando te enfrentas a una situación de estrés: abre mínimamente la boca y permite que la mandíbula se relaje.

Adicionalmente, hay actividades que se pueden hacer con frecuencia para liberar tensión acumulada y estrés. Estos son algunos ejemplos:

-Practica deportes que no sean extenuantes.

-Evita ingerir café y otros alimentos excitantes.

-Escucha música tranquila o sigue alguna relajación antes de dormir.

-Practica yoga.

Con estas acciones, si el bruxismo aparece, será el especialista quien deberá hacer un análisis físico, para determinar y descartar otras variables de carácter orgánico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*