limpieza dental

Le dediques o no el tiempo suficiente a la higiene de tus dientes, o le imprimas o no la disciplina que se necesita, siempre será obligatoria una limpieza dental al menos una vez al año.

También llamada profilaxis dental, con esta técnica el dentista remueve todo aquel acumulado de desperdicios que no pudimos remover con el cepillado, el hilo y el enjuague y que se ha convertido en sarro.

Siempre, antes de comenzar el procedimiento, el dentista debe realizar una observación de dientes y encías con la finalidad de asegurarse que no exista ningún tipo de enfermedad que pueda estar afectando la salud bucal.

Luego identifica los lugares en los que hay sarro y placa acumulada.

Después hace un raspado minucioso y cuidadoso de la placa y el sarro con la ayuda de una lupa y un raspador.

Posteriormente, con la ayuda de una herramienta llamada cuereta, se realiza la remoción de toda la palca y el sarro, sobre todo lo que se acumula en la línea de las encías. Es cuando puede haber un poco de sangrado.

El siguiente paso es aplicar agua a presión, en la cual se ha diluido un bicarbonato especial que suelen usar los dentistas, con la finalidad de remover las manchas que suelen dejar algunos alimentos, como por ejemplo el café.

Luego que se ha terminado de ejecutar la remoción de impurezas, el siguiente paso consiste en pulir los dientes, para esto se utiliza una pasta bloqueadora con flúor, que hace que los dientes queden más lisos y blancos.

Y por último, el dentista aplicará un gel que ayuda a reducir las inflamaciones y las molestias que pudo haber dejado el procedimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*