antidepresivos

Algunos de los componentes que poseen los medicamentos para combatir la depresión pueden llegar a producir consecuencias en la salud bucal. Son efectos que deben conocerse para actuar contra ellos antes que provoquen graves enfermedades.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es la primera causa de discapacidad en el mundo, porque es una enfermedad psiquiátrica que altera el estado de ánimo y la conducta: interfiere en el día a día de las personas que la sufren y que les impide realizar muchas actividades cotidianas.

Los síntomas más característicos de la depresión son la tristeza, la ira, la frustración, la falta de energía, el cansancio físico y mental, la falta de interés, la negatividad, la pérdida de apetito, la falta de autoestima y la ansiedad, entre otros.

Tomar antidepresivos es una solución, pero muchos de estos medicamentos causan xerostomía, que es la sensación de que la boca está seca debido, normalmente, a la disminución o ausencia de saliva que provoca el insuficiente funcionamiento de las glándulas salivales.

Los tricíclicos son los antidepresivos con una asociación más directa con la boca seca. Esta sequedad, además, puede afectar también a los labios y la garganta y provocar otras consecuencias como las siguientes:

-Alteraciones temporomandibulares

-Caries

-Disestesias orales

-Enfermedad periodontal grave

También se suma como efecto secundario la pérdida de la rutina de higiene bucal a raíz del estado de ánimo de las personas diagnosticadas con depresión.

En esa situación, es habitual pasar por alto las revisiones odontológicas o, en caso de acudir, no cumplir posteriormente con las pautas indicadas. Sumado a lo anterior, convierte al paciente en alguien todavía más vulnerable de sufrir patologías bucales.

Para evitar estos inconvenientes, el paciente con depresión debe extremar las precauciones e informarse a través de profesionales sanitarios y odontológicos sobre todos los riesgos de la medicación y sobre la importancia de llevar a cabo una buena higiene bucodental, de utilizar sustitutos salivales si fuera necesario y componentes que hidratan la boca y estimulan la salivación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*