agua-fluor

El flúor es un micromineral que tiene un papel importante en la formación de huesos, y por tanto también cuando se trata del esmalte dental. Fundamentalmente, lo que hace es proteger los dientes de las bacterias que pueden aparecer en la boca.

Este mineral permite retrasar el desarrollo de enfermedades dentales. Las principales son la prevención de las caries en los dientes, que suele ser un problema bastante frecuente, tanto en mayores como en niños.

También ayuda a endurecer el esmalte de los dientes adultos que ya han erupcionado. Otra de sus funciones es que trabaja en los procesos de desmineralización y remineralización que naturalmente ocurre en la boca.

El dentista sabe determinar si necesitamos menos o más flúor. Para garantizar el flúor en el organismo, lo mejor es beber agua, que ya contiene una cantidad suficiente para la salud de nuestros dientes. Y, como es sabido, las pastas dentales también poseen una cantidad e flúor para que no falte.

El odontopediatra podría, en vista de sus observaciones en la boca del niño, recetar tabletas o gotas de flúor para prevenir problemas más adelante.

También podemos tomar este mineral ingiriendo determinados alimentos. Se trata de los verdes, concretamente las verduras y las hortalizas, tales como la col o las espinacas. Los  pescados y mariscos también llevan una buena cantidad de este mineral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*