Gingivectomia

La periodontitis suele retraer la encía hacia la raíz y pierde la humedad y se endurece, lo que se conoce como una “queratinización”. En ese proceso, la acción de la placa bacteriana puede destruir el hueso en el que se inserta la raíz del diente.

Generalmente esta infección se puede detener con tratamiento médico, pero no el efecto producido no. Por eso, los especialistas tienen la opción de la gingivectomía.

La gingivectomía es un procedimiento quirúrgico por el que se extirpa una parte lesionada de la encía (tejido gingival) para eliminar o reducir una bolsa periodontal.

Esta bolsa es el espacio que se forma entre la encía y el diente como consecuencia de la acumulación de placa bacteriana bajo de la encía, que puede llegar a destruir el hueso de soporte y el agravamiento de la enfermedad periodontal.

La gingivoplastia servirá para remodelar los efectos de la bolsa periodontal al eliminarla. Sin embargo, no siempre se puede, pues en ocasiones no queda suficiente encía queratinizada para ello o es necesario reconstruir el hueso, lo que supone una contraindicación para este tipo de cirugía.

A pesar de lo complicado que parezca, la gingivectomía es una intervención quirúrgica sencilla que se realiza bajo anestesia local. Pero como toda operación puede tener algunas complicaciones muy poco frecuentes, como desgarros, hemorragias, heridas en partes blandas, lesiones de los nervios cercanos, entre otras durante el procedimiento; e infecciones y hemorragias a posteridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*