implantes cigomaticos

Cuando se ha producido una gran pérdida de estructura ósea en la cavidad y no es posible su regeneración, una de las opciones es la colocación de un implante dental cigomático.

Una pérdida ósea de este tipo puede ocurrir cuando el paciente ha estado sin dientes durante mucho tiempo, por lo que no ha habido estimulación y el hueso se ha reabsorbido.

Esto generalmente ocurre cuando la persona sufre una enfermedad periodontal o usa dentaduras postizas. También la edad fue afectar el hueso.

Lo primero que hará el dentista es valorar si puede aplicar injertos o elevaciones de seno maxilar. Pero, si no es el caso, sugerirá la colocación de implantes dentales cigomáticos.

La gran diferencia entre los implantes cigomáticos y los comunes es que el primero se coloca a través de la cavidad bucal y se ancla en el hueso cigomático.

Por ello, los implantes cigomáticos son más largos (pueden llegar a medir de 35 a 55 milímetros), que los implantes más comunes que, como máximo, llegan a 18 milímetros.

La aplicación de implantes cigomáticos no es una técnica común, puede ser invasiva y solo es necesaria cuando es imposible regenerar el hueso maxilar.

Pero es una técnica con una alta tasa de éxito. El hueso donde se colocan los implantes es óptimo para permitir la osteointegración.

Para su colocación se aplica anestesia local, o general si las condiciones del paciente lo ameritan. Y el mismo día es instalada la prótesis, por lo que el paciente tendrá su nueva dentadura.

Sin embargo, es común que el especialista fije una prótesis provisional hasta que la encía y los tejidos del hueso hayan cicatrizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*