higiene-dental-en-bebes-dentistas-en-madrid

Si la higiene corporal es necesaria y forma parte de la rutina diaria, la higiene oral en un bebé es tan importante como bañarlo. Aún sin contar con los primeros dientecitos, es recomendable tanto que se desarrolle en el pequeño un hábito diario de higiene oral como eliminar residuos de leche que quedan tras su alimentación, para evitar futuras caries y enfermedades en las encías.

Actualmente existen dedales diseñados especialmente para esos primeros meses en que se masajean las encías al bebé, en la que se encuentra en una fase oral pasiva.Al menos una vez al día, aprovechando el tiempo dedicado al baño, puede establecerse como rutina complementaria de limpieza, en la que el pequeño asociará la limpieza corporal y oral como hábitos de higiene diaria.

Además del dedal, puedes emplear una gasa húmeda, con la que envolverte el dedo, teniendo cuidado de no introducir completamente en la boca del bebé, y pasar suavemente por la mucosa, lengua y encías para remover la capa blanquecina que se forma tras la lactancia.

Una vez haya erupcionado la primera pieza dental, alrededor de los 6 meses de edad, esta rutina pasará a ser obligatoria dos veces por día, fundamentalmente en las mañanas y antes de dormir, períodos donde disminuye la producción de saliva y se está más expuesto a la formación de caries.

Con los niños a partir de 1 años de edad, es conveniente realizar la higiene bucal con un cepillo dental adecuado al tamaño de su cavidad oral. Puedes comenzar a usar pasta dental de 1000ppm de flúor en cantidades pequeñas.

Una vez le hayan salido las primeras muelas, es el momento de comenzar a pasar el hilo dental entre las zonas de contacto para que no retengan alimento entre ellas. Puedes usarlo con cera o con posicionadores de hilo.

A medida que vaya creciendo, se podrá ir incorporando una cantidad algo mayor de pasta dentífrica procurando que luego escupa su totalidad al realizar el enjuague con agua.

Habrá que tener en cuenta que todas estas técnicas sólo serán efectivas si las realiza un adulto, ya que, aunque es recomendable que el niño se familiarice con la manipulación del cepillo, no es consciente de qué técnicas tiene que emplear, ni cuenta con la destreza suficiente para llevarlas a cabo correctamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*