pasta dental

Cuando somos adultos, ya se ha hecho habitual el uso del cepillo de diente y el tener un ritual para la higiene bucodental. Todo parece aprendido de forma natural, pero no es así, los padres o tutores han tenido que enseñarnos desde niños a cepillarnos los dientes.

¿Cómo enseñar a un niño a lavarse la boca correctamente?, ¿qué cepillo usar?, ¿qué pasta usar y cuánta cantidad? Son dudas que nos surgen cuando hay un hijo llega a la casa.

Una de las primeras cosas a saber es cuándo un niño debe comenzar a usar pasta dental. La coincidencia de odontopediatras y otros especialistas es clara: con la aparición del primer diente.

Antes de este momento, podemos limpiar sus encías con una gasa húmeda. Mientras sea un bebé y no sepa escupir, es fundamental utilizar una cantidad mínima de pasta e ir incrementándola con el paso del tiempo y de su aprendizaje.

Luego, una pregunta recurrente: ¿cuánta pasta usar? En bebés que no saben escupir, hay que poner una cantidad mínima de pasta, simplemente manchar el cepillo. Esto es para que, en el caso de que se lo trague, sea una cantidad muy pequeña y no le afecte.

La cantidad puede aumentarse a los 2 años y colocar un poco, como si se tratara de un grano de arroz. A partir de los 3 años, la cantidad utilizada corresponderá con el tamaño de un guisante.

Y con esa cantidad nos quedamos para el resto de nuestra vida. No es necesario cubrir todas las cerdas del cepillo con pasta. Lo que sí debe incrementarse es la concentración de flúor en la pasta, a partir de los 5 o 6 años, en función del riesgo de caries.

Y aquí entramos en otro aspecto importante: el tipo de pasta que deben usar los niños. Sin duda tiene que ser un dentífrico que contenga flúor, pero en bajas concentraciones.

El flúor endurece y remineraliza el esmalte de los dientes que ya han salido, así que no es necesario que la utilicen antes de su aparición. Es muy importante supervisarlos para evitar que lo traguen.

Hasta los seis años, es recomendable que utilicen pasta indicada para niños, ya que contiene la cantidad de flúor adecuada para su edad, además son de sabores más suaves que ayudarán a que el niño se encuentre más cómodo durante el cepillado. A partir de entonces, pueden utilizar la pasta del resto de la familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*