labios agrietados

El calor que trae consigo el verano o el viento frío en el otoño y el invierno pueden tener efectos en la piel y otras partes del cuerpo. Los labios, suaves y débiles, deben ser cuidados al máximo, porque pueden agrietarse.

Esta área de la boca está sujeta a mucha humedad y se resiente con los factores climáticos, como las temperaturas extremas o los cambios bruscos de sensación térmica y otros factores, como el viento frío y seco o el sol.

La sugerencia de los especialistas es dedicar los mismos cuidados que al rostro. Generalmente, las personas toman en cuenta los labios cuando ya están resecos y agrietados, y no prevén su cuidado.

Y hay opciones en el mercado para evitar llegar a esos extremos. Por ejemplo un bálsamo reparador, que en general es una crema con compuestos naturales, como aceite de coco, manteca de karité, aceite de almendras o cera de abeja, entre otros.

También está el sérum con ácido hialurónico, que proporcionará más turgencia y, con ello, aumentará el grosor de los labios. Además, mantendrá la humedad de los tejidos. Mientras que un compuesto con caléndula tiene un efecto descongestivo, desedematizante y cicatrizante.

Los liposomas con vitamina C, resultan fundamentales para atenuar las manchas y las líneas de expresión de la zona de alrededor de la boca. Y si son de colágeno contribuyen a aumentar la hidratación.

Pero no todo es cosmético. También es necesario beber abundante agua, cuidar de no humedecer los labios con la lengua, y reducir el consumo de sal y condimentos si ya hay grietas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*