El hecho de tener dientes blancos depende, entre otros puntos, de nuestros hábitos de consumo. Uno de los mayores culpables de que no podamos tener una sonrisa inmaculada es el tabaco. Si fumas debes saber que el alquitrán y la nicotina ayudan en la aparición de problemas dentales como las caries, además de disminuir el flujo salival y a oscurecer el esmalte.

Existen otros productos que consumimos habitualmente, como las bebidas de cola, el café, el vino tinto y el té que pueden afectar a la blancura de los dientes generando la aparición de manchas.

Seguramente en ocasiones escuchaste que existen alimentos que permiten blanquear los dientes, entre ellos encontramos la zanahoria, la manzana y el apio. Darle un mordisco permite que se puedan pulir y limpiar los dientes y las encías, lo que no se puede determinar fehacientemente es que estos alimentos colaboren en la mayor producción de saliva.

Otro mito que no es cierto es que las fresas cuenten con una enzima que permita blanquear los dientes y por eso se utilizan en las pastas dentales, el ácido málico no es usado como blanqueador, lo que pueden llegar a causar las fresas es más tinción pero no el blanqueo de los dientes.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorMaloclusion o mala mordida
Artículo siguienteGel dental vs pasta
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*