La funda dental o corona es una prótesis que cubre el área de un diente que fue preparado con anterioridad o desgastado para que pueda ser colocada la corona y así mejore su anatomía.

Así, se puede conservar la pieza dental bajo diferentes circunstancias, como caries extensas, fracturas coronarias en casos de estética. De esta forma se evitaría que tenga que ser extraído. Las coronas pueden ser realizadas en distintos materiales, por ejemplo, oro, porcelana, porcelana pegada a metal. En ocasiones se debe rellenar el diente antes de colocarle la corona.

Las fundas de porcelana son un recubrimiento total del diente que simula toda la anatomía coronaria. Puede tener diferente espesor, normalmente va de 1 a 1.8 milímetros. En algunos casos se confecciona únicamente con porcelana o se coloca un núcleo para que tenga más consistencia, como zirconio o metal.

Las piezas dentales deben ser reducidas en todo el contorno para así poder ser recubierto con la corona y ésta pueda deslizarse por todas las paredes del diente y encajar perfectamente de manera hermética. Cuando se coloca la corona se deben llevar a cabo una prueba de adaptación, lo que implica que sea colocada y luego de una semana se termine cementando con un adhesivo o cemento especial.

Foto | Flickr

——

Otros enlaces de interés:
Entra aquí si buscas un tratamiento de implantes dentales.

Compartir
Artículo anteriorMuelas de juicio
Artículo siguienteUna curiosidad en los JJOO: Un grill de diamantes
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*