No es normal necesitar un tratamiento de ortodoncia en la adolescencia; es más bien la excepción. Si un niño es bien alimentado y sus padres están atentos a sus hábitos pueden evitar ese tratamiento en el futuro.

La mala mordida (o maloclusión) y los dientes mal alineados son la tercera y cuarta enfermedad de mayor incidencia en la cavidad bucal. La primera es la caries, seguida de la enfermedad periodontal.

En el proceso de formación del arco dental intervienen la lengua, que empuja hacia afuera y los labios y los carrillos, que resisten ese empuje. Ahí vale mucho una buena alimentación.

Por ello, los consejos que deben seguir los padres para evitar una futura ortodoncia a sus hijos son:

-El biberón no puede dejársele al bebé para que se duerma, esto puede ocasionar lo que se llama caries de biberón, causada por las bacterias que se alimentan de la lactosa, las cuales se activarán durante las horas que duerme el bebé y a la larga afectará su dentadura.

-Eliminar del niño malos hábitos como chuparse el dedo, el uso del chupón o biberón después de cumplir los 2 años de edad o si respira por la boca.

-La primera visita al odontopediatra debe ser al erupcionar el primer diente o antes de los 7 años.

-Reforzar la prevención y con ello se indica estar atentos a que los niños realicen la higiene bucal de forma adecuada, sin saltarse ningún paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*