Los dientes pueden decolorarse ya sea por manchas en la superficie o por los cambios en el material dental, existiendo tres tipos principales de decoloración que debemos conocer para saber como actuar ante este problema estético, que preocupa a muchas personas.

Los tres tipos o causas que pueden motivar la declaración de los dientes, son los siguientes:

1-Decoloración extrínseca; esta condición se manifiesta cuando la capa externa del diente o sea el esmalte se ha teñido, lo cual puede deberse a bebidas que manchan como el café, el vino, los refrescos de cola o de otro tipo, así como también ciertos alimentos. Fumar también causa manchas dentales extrínsecas.

2-Decoloración intrínseca; este tipo de condición se produce cuando la estructura interna del diente o la dentina, se oscurece o adopta un color amarillento. Las causas que motivan la condición son:

-Por demasiada exposición al fluoruro durante la primera infancia.

-Por el consumo de antibióticos de tetraciclina durante la segunda mitad del embarazo.

-Por la utilización de antibióticos de tetraciclina a la edad de 8 años o menos.

-Por un trauma que afecta a un diente en la niñez, como una caída, por ejemplo, lo cual puede dañar el diente permanente en desarrollo.

-Por un traumatismo en un diente permanente y una hemorragia interna que decolara al diente.

-Cuando se nace con una rara enfermedad llamada dentinogénesis imperfecta, la cual provoca cambios de color que oscilan entre el gris, ámbar o el púrpura.

3-Decoloración motivada por la edad; esta es una combinación de factores extrínsecos e intrínsecos, donde la dentina naturalmente adopta el color amarillo con el tiempo, ya que el esmalte que cubre los dientes se hace más delgado con la edad, permitiendo que los alimentos y el tabaco también pueden mancharla.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*