Puede que no sea nuestra culpa tener una salud dental deficiente o dientes débiles, sino de la comida actual o elaborada que es demasiado blanda, según datos antropológicos que se remontan al hombre de las cavernas y así lo demuestran.

Este planteo surgió de una conferencia reciente sobre; la evolución de los dientes y mandíbulas humanas, con implicaciones para la odontología y la ortodoncia, en Carolina del Norte en los EE.UU.

Las encías inflamadas, el dolor o las infecciones dentales son un problema importante, que afecta a la mitad de la población adulta en algún grado y los expertos, incluyendo biólogos evolucionistas, científicos de la nutrición e investigadores dentales, evaluaron que nuestra dieta al ser tan diferente de la de nuestros antepasados, sería responsable de los problemas de salud dental como caries, encías inflamadas, infecciones, mordida y dientes torcidos o apiñados.

Las conclusiones se basaron en estudios llevados a cabo sobre dientes antiguos, según los explica un profesor de bioarqueología en el University College de Londres, diciendo; “Los dientes son fuertes y sobreviven muy bien, por lo que nos proporcionan una gran cantidad de datos antropológicos“, “No sólo hay ejemplos excepcionalmente bien conservados fósiles de ancestros humanos disponibles, sino que además hemos examinado los dientes de aborígenes y bosquimanos del Kalahari que tuvieron una dieta de cazadores-recolectores como nuestros antepasados pre-agrícolas en una fecha tan reciente como la década de 1950”.

La relación del paso de la dieta de cazadores-recolectores a la de los agricultores, comenzó hace 13.000 años y es fundamental para explicar nuestros problemas dentales modernos, ya que esta dieta se extendió por todo el mundo haciendo la comida más suave y por lo tanto reduciendo la masticación.

Esta situación tuvo un efecto directo sobre el desarrollo de las mandíbulas que ahora son más pequeñas, no dejando el espacio suficiente para todos los dientes y de aquí el apiñamiento con sus consecuencias sobre la mordida y la salud tanto dental como general.

Imagen: Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*