miedo y fobia dental

En muchas personas, la sola idea de ir al dentista despierta sentimientos de ansiedad y miedo, condiciones que afectan a millones de personas en el mundo y que juegan un papel muy importante a la hora de mantener una buena salud dental.

Las causas de la ansiedad  y la fobia dental pueden ir desde el miedo al dolor, miedo a las agujas o a los médicos, motivados por experiencias pasadas de estrés y malestar, situación que afecta a la predisposición de un paciente algo que puede jugar un papel clave sobre su salud.

Aunque los términos; ansiedad dental, miedo dental y fobia dental a menudo se utilizan indistintamente para describir una serie de síntomas y reacciones a las prácticas dentales en general, es muy importante establecer diferenciaciones entre ellos, ya que puede ser útil para la búsqueda de tratamientos dentales más eficaces y opciones.

La ansiedad hace referencia a la sensación de malestar asociada con lo desconocido, por ello cuando se sufre de ansiedad dental, encontrar a un dentista que sea sensible a sus necesidades y genere una buena comunicación con usted creará un ambiente cómodo que puede mejorar en gran medida la experiencia y ayudará a superar la ansiedad.

En cambio en el caso de una fobia, esta condición se traduce en una reacción intensa y posiblemente irracional, a una situación u objeto específico que sea percibido como una amenaza. Por ello si se padece de fobia dental, se puede reaccionar al sonido de un taladro, la expectativa de dolor u otro aspecto de la odontología, de forma muy intensa o fuerte.

La superación de las fobias dentales, especialmente si son particularmente intensas, requerirá de una atención profesional específica, llegando en muchos casos a un tratamiento multidisciplinario.

En lo que respecta al término “miedo dental”, este se refiere una forma más leve de la fobia dental.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*