tipos-de-dolor-de-muela

El dolor de muelas es una de los dolores más molestos e incómodos que podemos padecer. A veces se manifiesta como una sensación de presión intensa y otras es intenso con latidos. Lo primero es determinar el tipo de dolor y la pieza en cuestión para determinar la posible causa. A partir de ahí tomaremos las medidas necesarias para aliviarlo hasta acudir al dentista, tan pronto sea posible.

Si hemos padecido un accidente o lesión traumática en uno de nuestros dientes, es necesario revisar la pieza, la encía alrededor del diente, que no haya sangrado, que la pieza no se haya fracturado o astillado ni presente movilidad. Si fuese el caso, y hay dolor, un antiinflamatorio tipo ibuprofeno puede ayudar hasta que el dentista de urgencia pueda examinar la pieza.

En invierno, es común en algunas personas el que duelan los dientes por causa del frío, su origen suele estar relacionado con la sensibilidad dental. ¿Cuál es la causa? La retracción de encías puede ser un motivo. Al dejar al descubierto una parte del diente que no está preparada para recibir estímulos externos, como el viento frío o líquidos, la sensación que recibimos es dolorosa. Existen dentífricos para dientes sensibles cuya composición permite taponar esos pequeños poros del diente. Puede aplicarse con el dedo directamente sobre la superficie. Para poder dar una mejor solución será necesario acudir al dentista quien aplicará un barniz para impermeabilizar la zona expuesta.

Otra causa de dolor de muelas son los restos de comida acumulados entre los dientes, especialmente cuando se trata de alimentos de consistencia fibrosa y dura, que se introducen entre el espacio interdental presionando piezas contiguas. Es la mejor noticia que puedas tener ya que el dolor remitirá tan pronto como se limpie la zona. Un trozo de hilo dental, cepillos interdentales o palillos de dientes ayudarán a remover la comida del sitio. Debes saber que cuando no se limpia adecuadamente entre los dientes, la encía se irá inflamando y también puede causar dolor a la vez que sangrado.

La caries, en sus inicios es indolora. A medida que se acerca a la pulpa o nervio dental, destruyendo el diente, irá percibiendo pequeñas sensaciones de molestia y luego dolor. Cuando la caries alcanza un grado de desarrollo avanzado y ha destruido una buena parte de la estructura dental, el dolor comienza a ser cada vez más intenso. La situación se agravará si la región está inflamada con flemón y pus o fístula. En estos casos, es imprescindible el uso de antibióticos y antiinflamatorios, con lo que una visita express al dentista es más que aconsejable.

La erupción de las muelas del juicio también puede causar dolor e inflamación local. Es poco probable que necesite algo más que un paracetamol para aliviar la molestia de los primeros días hasta que la pieza emerge abriéndose paso a través de la encía. Una crema antiséptica y anestésica tópica para disminuir la sensibilidad. Es el mejor momento para acudir a una cita tu dentista habitual y hacer una revisión completa de tu boca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*