Hombre durmiendo. Dentista en tu ciudad

Desde hace años, los científicos han definido el bruxismo como la costumbre generalmente inconsciente de rechinar o apretar los dientes. Pero desde la clínica dental en Alcalá de Henares, Saludalia Dental consideran que la definición más actualidad es la que define el problema como: “movimiento parafuncional mandibular, liberador de estrés, cuyos efectos principales son apretar, juntar, golpear o rechinar los dientes, teniendo repercusión primero en el sistema dental y periodontal, y segundo en el aparato musculoesquelético craneomandibular”.

Afecta a niños, hombres y mujeres por igual y es una de las patologías más comunes en la boca, aunque con la edad su fuerza disminuye progresivamente.

Ambrosio Bermejo plantea una de las clasificaciones más precisas, según las circunstancias de cada paciente:

  1. Según el momento en que ocurre: durante la vigilia (cuando la persona está despierta, sea día o noche), durante el sueño, o mixto (en cualquier momento, esté el paciente dormido o en vigilia).
  2. Según exista o no causa aparente: primario, cuando no hay causa aparente; y secundario, cuando la causa es objetivable.
  3. Según el tipo de actividad motora mandibular: Tónico o céntrico, cuando se mantiene el apretamiento; fásico o execéntrico, cuando el rechinar es por movimiento mandibular; y mixto, cuando hay apretamiento y rechinamiento.
  4. Según permanezca o no actividad parafuncional: histórico, cuando el desgaste dentario da muestra de un bruxismo anterior, pero que ya no existe; actual, existente en este momento y que puede estudiarse en un laboratorio del sueño.

No hay una causa específica en el bruxismo, los científicos creen que se trata de una combinación de factores físicos, psicológicos y genéticos. Por ejemplo, se ha dicho que durante la vigilia, el rechinar puede deberse a la ansiedad, el estrés, la ira, la frustración o la tensión. Pero también se piensa que puede ser un hábito durante la concentración profunda. Durante el sueño puede deberse a la actividad de masticar relacionada con el sueño y asociada con despertarse durante el sueño.

Aunque no existe una causa específica, los expertos de la clínica Saludalia Dental Alcalá de Henares especifican que sí existen factores de riesgos identificados, como sufrir de estrés o ansiedad, tener una personalidad agresiva o competitiva incrementa las posibilidades de apretar los dientes.

El tratamiento que plantean en la clínica tiene el objetivo de evitar que los dientes coquen entre sí, no más de 17-20 minutos al día. Este es el único tratamiento que se puede realizar, puesto que no existe un remedio total de la enfermedad porque hay factores que no se pueden controlar.

Para ello, siempre se enfocan en cinco puntos fundamentales para prevenir o tratar el bruxismo:

  1. Modificación del hábito
  2. Uso de férulas
  3. Prescripción de fármacos (sobre todo para el control del estrés y la ansiedad).
  4. Aplicación de un tratamiento oclusal
  5. Uso de técnicas de biofeedback, para que el paciente aprenda a discriminar entre niveles altos y bajos de tensión muscular mediante la información que se le proporcione.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*