vejez y salud bucal

Al llegar a una avanzada edad, algunas habilidades se van perdiendo e incluso el organismo juega en contra, deteriorándose poco a poco.

Esto hace que el cuidado de la salud bucodental sea un problema adicional.

El envejecimiento natural del cuerpo provoca cambios morfológicos de los que la cavidad oral no está exenta. Algo inevitable contra lo que no se puede luchar, aunque sí prevenir, con una higiene bucal inmaculada en los años anteriores.

Pero además hay ciertos hábitos que ayudan a mantener nuestra salud bucodental en esta etapa de la vida.

A cierta edad, y dependiendo de cada persona, los dientes comienzan a perder su brillo y a teñirse de amarillo más de la cuenta. En algunos casos, incluso, se apiñan o caen, lo que provoca edentulismo.

Esto puede ser peor si además de llegar a la tercera edad también tenemos malos hábitos como el tabaquismo, el consumo de bebidas alcohólicas o con azúcar, la mala alimentación y una higiene deficiente.

La vejez también trae falta de salivación y cambios en la digestión, que afectan a los dientes aumentando el riesgo de caries y enfermedades periodontales.

La prevención es crucial para hacer que estos cambios no sean tan radicales y problemáticos: una higiene adecuada, buena alimentación, mantener a raya los abusos con las bebidas alcohólicas y azucaradas y las visitas frecuentes al dentista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*