La bulimia es un desorden alimentario de carácter psicofísico, ya que es inducido por la mente de quien la padece, principalmente mujeres que tratan de responder a una cultura de moda, la cual anteponen a su propia salud, llegando en algunos casos hasta la muerte.

Este desorden nutricional afecta todos los niveles de la salud, incluida la salud oral, debido a los constantes vómitos que al estar mezclados con el acido del estomago afectan la salud de los dientes, debilitándolos y exponiéndolos a el desarrollo de caries.

El dentista que debe tratar pacientes afectados por la bulimia, puede dar como primera medida tratamientos de fluoruro en cada visita para controlar el desgaste del esmalte dental, afectado por la acidez. Así como también prescribirá un gel de flúor para su uso en el hogar, siendo indispensable para todo paciente bulímico visitar a su dentista con asidua regularidad.

El tratamiento dental es una parte muy importante en el tratamiento de la bulimia, ya que por lo general el dentista trabajará con su equipo de atención médica, debido a que esta enfermedad debe ser tratada de forma multidisciplinaria. Cuando los dientes están dañados gravemente y se está recibiendo tratamiento para la bulimia, el profesional de la salud oral puede brindar un aparato para proteger los dientes de los ácidos regurgitados desde el estómago.

Una vez que la bulimia está bajo control, los dientes deberán ser restaurados y en tal caso se podrá necesitar rellenos, coronas, etc., pero en el peor de los casos si la gravedad fue extrema algunas piezas dentales deberán ser removidas, pero son remplazadas con puentes o implantes dentales, según lo decida el profesional en función de la conveniencia individual.

Imagen: flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*