Como consecuencia de la gran cantidad de estrógenos y progesterona que se producen durante el embarazo existe la posibilidad de desarrollar diferentes problemas en las encías. Los tejidos se vuelven hipersensibles y cualquier sustancia o alimento que puede ser irritante puede causar una inflamación.

Uno de las formas es reducir los problemas gingivales, para eso te aconsejamos buscar ayuda de un profesional que te indicara cuales son los irritantes que debes eliminar, además te limpiará la superficie de las raíces de tus piezas dentales y recordará lo importante que es realizar una correcta limpieza.

Durante tu embarazo es necesario que acudas periódicamente al dentista, en especial durante el segundo o tercer trimestre, en esta etapa puedes llegar a necesitar un tratamiento adicional.

Deberá tener presente que en el caso de que notes un reblandecimiento, sangrado o hinchazón de las encías deberás consultar con tu médico.

En algunos casos puntuales la inflamación puede aparecer localmente en un nódulo o agrandamiento de la encia, esto es conocido como epulis gravídico o tumor de embarazo. De este tema hablaremos en un próximo artículo.

La gingivitis gravídica, lo mismo que este tipo de tumor pueden desaparecer cuando termina la etapa de la gestación, pero no llegan a desaparecer por completo, por eso siempre será necesario llevar adelante el tratamiento adecuado.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*