Lo normal en el ser humano es que no debe tener más de 32 piezas dentales en la boca, entre ellas las cuatro muelas del juicio, sin embargo, el número promedio es de sólo 25,7, según lo revelan las estadísticas odontológicas.

Una de las explicaciones es que muchas veces los dientes se extraen debido a la falta de espacio, así por ejemplo las muelas del juicio, que aparecen entre las edades de 18 y 25 años, se eliminan frecuentemente por este motivo, pero la pregunta es ¿por qué la mandíbula del hombre moderno tan pequeña?

“En parte es debido a que el esfuerzo requerido por nuestros antepasados para desgarrar la carne y mascar los cereales llevó a tener huesos mandibulares grandes y fuertes, donde se podían acomodar todos los dientes”, explican los especialistas.

Algunos expertos creen que el cambio de hábitos en la lactancia materna también puede contribuir, ya que según un estudio comparativo de 370 cráneos de los indios norteamericanos en los años 1920 a 1940, tenían paladares amplios (el techo de la boca) y los dientes bien alineados.

En cambio comparados con los cráneos modernos éstos presentan maloclusiones, pérdida de dientes y otros problemas estructurales. Se piensa que los biberones y chupetes son los culpables. La lactancia materna ayuda debido al efecto de la succión del pezón que señala la zona que rodea a la boca mientras se extiende la lengua sobre la encía inferior, acción que mejora la forma del paladar duro y ayuda a producir una correcta alineación de los dientes.

La evidencia antropológica sugiere que los primeros seres humanos eran alimentados con leche materna hasta los tres o cuatro años de edad y hoy en día, sólo el 18 por ciento de las mujeres en la actualidad amamantan a sus hijos hasta los nueve meses, según la evaluación realizada en una Encuesta infantil 2005 sobre alimentación.

Imagen: flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*