Fernando VII tenía mordida invertida

Seguiremos hablando de Fernando VII y de su mordida invertida; un problema que en ese momento era bastante vergonzante.

Tanto el prognatismo como la mordida invertida son problemas similares, pero la mordida se vincula a la relación que existe entre los dientes, por lo que una mordida invertida consiste en que los dientes de abajo se encuentren por delante de los dientes de arriba.

Lo que sucede normalmente es que los dientes superiores sobresalgan apenas con relación a los inferiores, pero en el caso de tener este problema, ocurre exactamente lo contrario. El prognatismo se vincula a una deformidad esquelética  por la que el maxilar superior se queda atrás y la mandíbula delante.

Si nos referimos puntualmente a Fernando VII, el prognatismo se incrementa porque en esa época era fácil perder los dientes de la arcada superior. Hoy por hoy, afortunadamente, existe un tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía, así se llega a corregir a la perfección este problema. Para esto es necesario realizar un diagnóstico previo correcto.

Es cierto que la simetría entre ambos huesos puede variar, por eso es necesario evaluar cada uno de los pacientes de manera individual. Este tipo de problemas no es demasiado frecuente, ya que se diagnostican con la salida de los dientes de leche y hoy en día existen diversos tratamientos para solventarlo. En muchos casos se llega a corregir durante el desarrollo del niño, en el caso de que persista en la madurez, será necesario realizar un tratamiento de ortodoncia o cirugía.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*