Las encías sanas son firmes y de color rosa pálido, por ello cuando enrojecen, se hinchada y sangran con facilidad, es posible que se atraviese por una condición oral llamada gingivitis, la cual suele no ser dolorosa, situación que la hace pasar como desapercibida y puede traer consecuencias graves para la salud oral.

Entre los síntomas que nos pueden permitir detectar la gingivitis encontramos:

-Inflamación de las encías

-Reblandecimiento e hinchazón

-Retracción de las encías

-Sangrado, que suele producirse con facilidad al cepillarse o usar hilo dental.

-Un cambio en el color en las encías, de rosa a rojo oscuro

Halitosis o mal aliento

Causas de gingivitis

La causa más común de la gingivitis es la falta de higiene oral, ya que estimula la formación de placa o película invisible, pegajosa compuesta principalmente de bacterias. La placa se forma en los dientes cuando los almidones y azúcares en los alimentos interactúan con las bacterias que normalmente se encuentran en la boca.

Cepillarse los dientes y limpiarlos con hilo dental cada día elimina la placa que requiere su eliminación diaria, debido a que se forma rápidamente (por lo general dentro de las 24 horas).

La placa que permanece en sus dientes más de dos o tres días puede endurecerse debajo de la encía convirtiéndose en sarro o cálculo, que crea un escudo protector para las bacterias mucho más difícil de eliminar, haciéndose necesaria la intervención del dentista para hacerlo.

Cuanto más tiempo permanecen placa y el sarro en los dientes, más se irrita la encía alrededor de la base de sus dientes, llevándolas a la inflamación y sangrado.

La mayoría de los dentistas recomiendan chequeos periódicos para identificar gingivitis, caries y otras condiciones dentales antes de que causen síntomas preocupantes y den lugar a problemas más serios, lo cual se traduce en que; “la prevención es la base de la salud tanto oral como general”.

Imagen: Flikcr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*