higiene dental

Los hábitos hacen a las personas y, en lo que se refiere a la higiene bucal, estos rituales de toda la vida hacen que la persona tenga una buena salud, ya que se consigue lo principal en la medicina de hoy: prevenir.

Además de asistir a una clínica odontológica con regularidad, hay prácticas que debemos adoptar como rutina a manera de cuidar la salud.

Las prácticas de higiene bucal deben aplicarse después de cada comida, cada merienda o refacción.

La forma en abordar esta tarea es diferente para muchas personas, pero no se puede olvidar lo básico. Hay quienes proponen usar primero el hilo dental para retirar los restos de comida de entre los dientes, para luego aplicar el cepillado.

La manera correcta de cepillarse es de las encías hacia afuera y la parte de las muelas de forma circular, tanto arriba como abajo, durante tres a cinco minutos.

Y para cerrar el enjuague bucal, que debe ser libre de alcohol, para que no mate las bacterias buenas que deben permanecer en la boca.

Superada la higiene y la regularidad en la visita al dentista, la alimentación es otro aspecto importante. Se sugiere llevar una dieta saludable, baja en consumo de azúcares refinados; con vegetales, frutas y agua pura. Evite los refrescos artificiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*