succion del pulgar

La costumbre de succionar su pulgar en los niños pequeños es muy común. Los ayuda a dormir y a calmar ansiedades.

Pero a medida que crecen, los niños ya deben dejar ese hábito, pues le puede causar problemas bucodentales severos, que compliquen las funciones de la cavidad oral.

Por eso, te damos algunos consejos que pueden servirte si estas en esa lucha con tu hijo para evitar que siga chupando su pulgar.

Por ejemplo, cuando veas que no lo está haciendo, debes elogiarlo, hacerle ver que está creciendo y que es un niño grande.

Generalmente, los niños succionan su pulgar cuando se sienten inseguros o necesitan ganar en comodidad, así que la sugerencia es centrarse en corregir la causa de la ansiedad y proporcionar consuelo para su hijo. De esta manera, olvidará el hábito.

Cuando ya tu hijo es bastante mayor puedes incluirlo en la elección del método para abandonar la costumbre, haciéndole ver que es un problema que pueden solucionar juntos.

El odontopediatra puede ayudarte en esta tarea al darle ánimo a tu hijo y explicar lo que podría suceder con los dientes si no dejan de chuparse el pulgar.

Las soluciones más extremas son vendar el pulgar o cubrirlo con un calcetín por las noches, o colocar una medicina amarga que el dentista indicará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*