El herpes labial es una afección que tiene un origen viral, precisamente lo produce el virus “herpes simplex tipo 1 o HSV-1”, que se transmite de persona a persona por la saliva, ya sea directamente o por beber del mismo vaso o taza, así como también por contacto directo con la piel.

El herpes labial se presenta generalmente en forma de racimos de pequeñas ampollas en el labio y la mayoría de las personas se infectan antes de los 10 años de edad. Después de esta primera infección el virus permanece latente o inactivo alojándose en los nervios de la cara, esperando la oportunidad para reactivarse de nuevo de vez en cuando.

Esta reactivación puede producirse debido a un resfriado o fiebre, donde las defensas orgánicas bajan y así el virus encuentra la oportunidad de proliferar, pero también existen otros factores desencadenantes como los casos de estrés, que puede inducir un rebrote del herpes labial. Cuando hablamos de estrés nos referimos tanto al mental como el emocional.

Además otros factores desencadenantes puede ser un tratamiento dental, un traumatismo en los labios o la exposición excesiva al sol. El VHS-1 también puede extenderse e infectar los ojos, la piel de los dedos y los genitales, sin embargo la mayoría de las infecciones de herpes genital son causadas por el “herpes simple tipo 2 (VHS-2)”.

Para tener muy en cuenta; el HSV-1 puede causar enfermedades graves en personas que tienen otros problemas de salud, como es el caso de la inmuno-suprimidas, situación en la que el sistema defensivo organico está debilitado por cualquier enfermedad o medicamentos destinados a tal efecto.

Imagen: Flickr

1 Comentario

  1. Lo que hay que hacer es intentar no coger la gripe.Esto es hacer prevención, usar sistemas preventivos como la boquilla unipersonal y no poner los labios en las botellas,ni beber a morro,ni compartir envases y si se hace siempre con tu boquilla unipersonal. No te contagies.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*