Historia de la odontología estética

En este artículo seguiremos hablando sobre la historia de la odontología estética. Te invitamos a leer el artículo anterior donde hablamos del tema.

Por el año 200 dC los etruscos empezaron a emplear el oro para las restauraciones que eran similares a las coronas y a los puentes dentales. En ese momento se buscaba más cumplir funcionalidades más que estéticas.

Los egipcios también ayudaron dentro del campo de la odontología, ellos se encargaban de emplear conchas marinas en las encías, no se sabe con exactitud cuan era su objetivo. Además crearon una pasta de dientes, la misma se realizaba con piedra pómez mezclada con vinagre, el fin era el de eliminar manchas en los dientes.

Por su parte los romanos empleaban la orina como pasta dental. La orina cuenta con un alto porcentaje de amoniaco, que es tomado como un blanqueador natural, hasta el siglo XVIII se emplearon diferentes variantes. En la pasta dental de la actualidad es totalmente diferente a las de ese momento.

Los labores de esa época eran los encargados de realizar muchas de las tareas de los odontólogos, esto se empezó a dar desde el año 1130. Recién en el año 1210 se formó el gremio de los barberos, quienes se especializaron en las cirugías e higienistas dentales.

En el año 1400 se prohibieron que los barberos realizaron cirugías dentales, a pesar que este gremio ofrecieron servicio de higiene oral. En ese momento los barberos realizaban diferentes tipos de empastes, ademas de cubrir los dientes con ácido para que su apariencia sea más blanca. Por el tipo del producto que se empleaba el esmalte quedaba destruido en muy poco tiempo. Con el paso de los años la función de los barberos fue decayendo de manera paulatina.

Cuando desaparecieron los barberos la odontología pasó a una etapa experimental muy interesante por algunos siglos. Se comenzaron a fabricar dentaduras que fueron creadas en base a marfil y hueso en Europa. Este tipo de dentadura era muy rudimentaria y tenían muchos inconvenientes a la hora de ser usadas.

Foto | Pixabay

 

Compartir
Artículo anteriorLa odontología y el embarazo
Artículo siguientePierde el miedo a acudir a tu clínica dental en Madrid
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*