Se trata de los implantes que son colocados en el mismo momento en que se extrae el diente que debe ser reemplazado. Así se logra ganar tiempo y visitas al dentista. Son muchos los casos en que se aconseja la implantación dental de carga inmediata.

Este tipo de implante se solicitan con cada vez más frecuencia, reemplazando a la prótesis fija clásica de los dientes. Los elementos que se están usando en esta técnica son cada vez de mayor calidad, permitiendo que se puedan conservar los tejidos de la boca y las estructuras más sanas.

Ya casi no existen contraindicaciones para este tipo de tratamiento, el procedimiento es sencillo y se realiza de manera ambulatoria usando anestesia local. Antes de realizarlo el odontólogo deberá realizar una historia clínica del paciente, para establecer si su salud es óptima para someterse a la intervención.

Dentro de las patologías más comunes que pueden causar la pérdida dentarias son las caries y la periodontitis, cuando se ha detectado la pérdida del diente será necesario la restitución de la pieza y este tipo de implante es ideal. Ten en cuenta que no es aconsejable dejar una ausencia en la boca porque podría causar perder más piezas.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorResinas dentales (II)
Artículo siguienteLos dentistas profesionales afectados por la crisis
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*