¿Influye nuestra dieta en la salud dental?¿Influye nuestra dieta en la salud dental?

Por supuesto. Es uno de los factores que determinan el estado de nuestros dientes. Los más perjudiciales son los alimentos ricos en azúcares refinados y aquellos que contiene ácidos.

La dieta es uno de los factores que juegan un papel fundamental en la conservación de los dientes, pero no la única. Otros condicionantes como la genética, el ambiente, hábitos nocivos (tabaco, drogas,…), y sobre todo la higiene oral determinan el futuro de nuestros dientes.

Centrándonos en la dieta, tenemos que decir que hay que evitar el consumo habitual de alimentos ricos en azúcares refinados: bollería industrial, golosinas, refrescos, etc. Estos azúcares son la base de la dieta de algunas bacterias que viven de forma habitual en nuestros dientes, como el S. Mutans.

Estas bacterias metabolizan los azúcares, dando como resultado ácidos que generan la disolución o descalcificación del esmalte dental. Una vez que el esmalte ha sido perforado, estos gérmenes se diseminan paulatinamente por toda la dentina, que está menos mineralizada, y por tanto les resulta más sencillo infectarla. Si estas caries no se tratan en esta fase mediante una obturación o empaste, darán lugar a una infección de la pulpa o nervio dental, con el consecuente dolor, inflamación,…

El consumo continuado de alimentos muy ácidos, como puede ser el hábito continuado de chupar limones, puede llevar a descalcificaciones muy marcadas en todos los dientes de la boca, que llegan en algunos casos a perder todo el esmalte. Estos mismos desgastes se pueden apreciar en pacientes bulímicos, ya que los jugos gástricos son muy ácidos y disuelven fácilmente el esmalte dental.

Otro factor importante a tener en cuenta es la saliva, que es un fluido natural con un pH ligeramente básico que contrarresta el ataque ácido bacteriano, y con anticuerpos que combaten a dichas bacterias. Factores como la edad avanzada, el consumo de drogas, o ciertos medicamentos (principalmente ansiolíticos y antidepresivos) disminuyen significativamente el flujo de saliva, y es por ello por lo que vemos con frecuencia la presencia de caries rampantes en ancianos, drogodependientes o pacientes en tratamiento por trastornos mentales.

Por tanto, recomendamos beber agua en abundancia para que el flujo de saliva se mantenga, y consumir alimentos como frutas, verduras, hortalizas, cereales, pescado, derivados lácteos,… que no contengan azúcares añadidos.

Y no debemos olvidar que además de una dieta y unos hábitos saludables, es fundamental llevar una higiene oral correcta para mantener a las bacterias a raya y prevenir caries y enfermedades periodontales.  Debemos cepillarnos los dientes después de cada comida y usar hilo dental. Recuerda que es muy importante realizar al menos una revisión dental anual, ya que como todas las patologías,  el diagnóstico precoz es la clave.

Y recuerda, para cualquier consulta, llama o pasa por KLINIK, tus dentistas en Vitoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*