irrigador dental

El uso del hilo dental es rechazado por la mayoría de los niños y muchos adultos. Es una tarea que toma tiempo, incómoda y puede hacer sangrar las encías. Más que parte del ritual de la higiene dental parece un castigo, por lo que cuando no hay supervisión se desecha.

Pero su uso es importante, porque elimina los restos de comida que el cepillo dental no alcanza. Sin embargo, en los últimos años fue desarrollado el irrigador dental, un aparato que proviene del consultorio odontológico y que fue adaptado a las necesidades personales.

Y poco a poco se ha convertido en el nuevo aliado de la higiene dental, gracias a su acción. Con agua a presión limpia las zonas interdentales, completando el trabajo del hilo o la seda.

Muchos lo ven como una alternativa al hilo. Los irrigadores orales expelen un fino chorro de agua sobre y alrededor de los dientes y las encías, golpeando la boca con menos dolor que una pieza tensa de hilo dental tradicional.

Son una gran alternativa para las personas que de otra manera evitarían el uso del hilo dental, en particular los niños que se inclinan por cualquier cosa divertida y novedosa, como un cepillo de dientes con pistola de agua.

Timothy P. Levine, director de ortodoncia del Jacobi Medical Center, en el Bronx, Nueva York, es uno de los especialistas que llama la atención sobre el uso del irrigador: no debe ser vistos como un reemplazo del hilo dental regular.

“El hilo dental opera en una escala más fina y se introduce en las encías que se encuentran directamente entre los dientes, a las que es poco probable que lleguen los limpiadores de agua”, dijo el dentista, graduado de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Connecticut, en la práctica privada tanto en el Bronx como en Manhattan desde 2010.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*