maloclusion

Que los dientes estén alineados, en su sitio y que encajen perfectamente unos sobre otros al cerrar la boca es sinónimo de una estética impecable, pero también de una salud bucodental óptima.

A este rasgo de la odontología se le conoce como oclusión dental, y define la forma en que nuestros dientes están alineados y cómo encajan los superiores con los inferiores.

Si algo no funciona correctamente, las consecuencias serán estéticas y funcionales, e irán degradando la salud general del organismo.

Por ejemplo, los dientes superiores deben encajar o ajustar ligeramente sobre los inferiores, y las puntas de los molares deben encajar en los surcos de los molares opuestos. De no ser así, esta alteración puede provocar problemas en la mordida, en el tejido gingival y la articulación mandibular.

Cuando esto ocurre se le conoce como maloclusión, y puede ser causada por una serie de factores, como herencia, la forma de las mandíbulas, un patrón de mordida anormal o malposiciones dentarias. Igualmente si hemos perdido dientes, o si tenemos empastes, coronas, puentes o aparatos dentales también podría influir en nuestra oclusión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*