La antigua técnica de sacarse una muela

La técnica de sacarse una muela es una de las pocas que casi no ha evolucionado a lo largo de la historia. En pocas palabras, hace años se colocaba formón entre el hueso y la encía, el barbero ejercía fuerza, realizaba una palanca y arrancaba de raíz la pieza.

El mismo padecimiento del paciente en esa época continua hasta la actualidad. Dentro de la historia de la odontología la sacada de muelas no ha avanzado nada, a pesar de los grandes adelantos tecnológicos. Hace cerca de 3 mil años Hesi Re, perteneciente a la tercera dinastía egipcia ya quitaba muelas. En esa época se conocía al neguijón, un gusano roedor de cabeza negra que era temido por todas las personas, ese gusano era combatido con flúor o yerbajos, pero cuando el gusano llegaba a la raíz no quedaba otra opción que quitar la pieza.

Exceptuando a los musulmanes que no permiten las extracciones de los dientes, el formón y los forceps han sido y continúan siendo uno de los instrumentos de tortura más conocidos. En la Edad Media la odontología se valía de los conocimientos ancestrales de otros pueblos. Los mayas se dedicaban a taladrar lo sientes sin llegar a tocar la pulpa, colocando en los dientes las más llamativas y bonitas piedras preciosas y metales valiosos.

En el Concilio de Tours se les prohibió a los sacerdotes realizar algunas de las cirugías por considerarlas como un método muy sangriento, así que le delegaron la tarea a los barberos más primitivos. En París de 1719 Madame Rezé fue la primera en crear un bálsamo universal que calmaba cualquier dolor o mal diente.

Fuente: Flickr

Compartir
Artículo anteriorSignificado de términos dentales
Artículo siguienteTratamientos de ortodoncia más cortos
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*