hidratacion

Ahora que llegó el verano, la hidratación del cuerpo es esencial para evitar golpes de calor o desmayos. Pero también hay que tomar en cuenta la salud bucal.

Los dentistas insisten en los beneficios de beber agua y consumir frutas y verduras para mantener la hidratación corporal. Así, la calidad de la saliva será la adecuada para proteger los dientes.

El verano obliga a romper la rutina habitual de horarios, alimentación y actividad física. Estos cambios de hábitos, unidos a las altas temperaturas, pueden repercutir directamente en la salud bucodental si no se toman las medidas adecuadas.

Hay quienes no toman suficiente agua sino que sacian la sed con zumos y de bebidas carbonatadas, energéticas y alcohólicas, y también helados, lo que genera una serie de ácidos en la boca que pueden desmineralizar los dientes y dañar el esmalte.

Y ese es el primer paso para la hipersensibilidad dental, al tomar alimentos muy fríos o calientes.

“Para combatir la sed, lo más recomendable es beber agua, a ser posible, dos litros al día, además de tomar alimentos como verduras y frutas, que ayudarán a mantener la hidratación corporal. Si el organismo está bien hidratado, la calidad de la saliva será la adecuada para proteger los dientes”, sugiere Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.

Y ante la imposibilidad de no poder cepillarse los dientes con la frecuencia debida, Castro propone, solo como opción, chicles sin azúcar con xilitol, que estimularán la salivación y aumentarán el pH de la boca, protegiéndola de las bacterias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*