niños en el dentista

La única manera de prevenir problemas bucodentales en nuestros hijos, siempre que no sean congénitos, es con la revisión periódica con el odontopediatra.

Y la edad que va alcanzando el niño determina el momento de llevarlo al dentista. Con una revisión profesional se puede prevenir inconvenientes como deformaciones, malos hábitos, caries, placa dental y posibles enfermedades de las encías.

El odontopediatra, con su formación y experiencia, podrá diagnosticas problemas que apenas se asoman y tomar las medidas más convenientes para que no avancen.

La Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda la primera visita al primer año de edad, el odontopediatra establecerá a partir de ahí las fechas de las revisiones.

La costumbre española es que hasta los 3 años sea el pediatra quien hace un seguimiento de la salud bucal (dientes y encías), y será él quién nos recomiende adelantar, si procede, esa primera visita.

Pero, si todo va bien: no hay problemas a la vista y la higiene bucodental sigue su rigurosidad, entre los 2 a los 6 años podría ser esa primera visita. Debes recordar que no todos somos iguales que hay niños que desarrollan caries con mucha más facilidad que otros, también debido a la calidad de la higiene.

La primera revisión sirve para que el odontopediatra compruebe la dentición primaria, sentará las bases del autocepillado siempre bajo la supervisión paterna y fijará el calendario para las siguientes visitas, según las necesidades de cada niño. También establecerá las aplicaciones de flúor de ser necesario.

Entre los 6 y los 14 años las visitas deben ser más seguidas, partiendo de la base que siempre dependerá de las necesidades detectadas en cada niño. No necesitará el mismo número de visitas un niño con la boca sana, que uno con necesidades específicas (caries, exceso de sarro, gingivitis, bruxismo, maloclusión, malposiciones dentales, apiñamiento…).

Pero, a partir de los 14 años, las visitas ya serán cada 6 meses o, como mínimo una vez al año. En estas visitas se realizarán revisiones e higienes bucales, controlando las posibles caries, deterioros de las raíces dentales, prevención del cáncer bucal, así como el reforzamiento de unos buenos hábitos de higiene y salud bucodental.

Y, en el caso de las chicas, hay que reforzar la vigilancia y cuidado dental a partir de su primera menstruación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*