La limpieza de los dientes debe ser una acción importante de incorporar desde bebés. Esto traerá beneficios a largo plazo. Si bien es cierto que los dientes de leche se van a caer las caries pueden acelerar la caída y dejar huecos en la nueva dentadura antes de que los dientes estén preparados para salir.

Es posible que los nuevos dientes quieran salir por los agujeros de los dientes de leche causando que salgan torcidos o en lugares que no correspondan.

La higiene de los dientes del bebé debe realizarse desde la salida del primer diente. Debemos limpiar sus encías ayudándonos con una gasita húmeda o con algún cepillo especialmente creado para el bebé, no es necesario que empleemos dentífrico, bastarán que lo hagamos con un poco de agua.

La pasta de diente se empieza a usar cuando los niños pueden lavarse y enjuagarse la boca. En esos casos solo deberá usarse una cantidad equivalente a un grano de arroz. No te excedas ya que el exceso de fluor puede ser peligroso para los pequeños. Tampoco será necesario usar hilo dental en bocas tan chicas.

Para prevenir las caries deberás evitar que el bebé se quede dormido con su biberón.

Desde la Asociación Dental Americana aconsejan visitar el dentista a partir del primer año de vida, cuando ya tienen de 6 a 8 dientes. Así podrás prevenir futuros trastornos, llevando adelante cuidados preventivos.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorFumar afecta su salud dental
Artículo siguienteEnfermedad periodontal y embarazo
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*